El sistema de escape de un automóvil es de suma importancia para el auto y para no generar gases dañinos al medio ambiente.

Al producir combustión, un auto libera óxido de azufre, fósforo y bióxido de carbono, lo cual sale a través de un múltiple de escape hecho de acero fundido.

Las funciones del sistema de escape son: despedir gases productos de la combustión y eliminar el ruido resultante de este proceso. Por último, en los automóviles actuales con sistemas de inyección directa, reducen los agentes contaminantes que se producen al accionar el motor.

Los elementos del sistema de escape son piezas deben cambiarse regularmente, una vez que presentan deterioro en su funcionamiento.

Los elementos del sistema de escape se pueden deteriorar por:


  • La utilización frecuente del coche.
  • Los golpes con piedras, baches o bordillos de acera.
  • Los gases de combustión.
  • La edad del coche: cuanto más antiguo, más rápido será el deterioro del sistema de escape.
  • Las variaciones térmicas y la humedad del ambiente.
  • Las atmósferas especialmente salinas o agresivas. Cercanía de la costa o de industrias químicas.

¿Qué puedo hacer?


  • Revisar el sistema de escape del vehículo cada 20.000 Km o una vez al año. Los elementos de sujeción y amarre también deben ser inspeccionados en ese mismo intervalo.
  • Cambia los elementos de sujeción y amarre cada vez que sustituyas algún elemento del sistema de escape.
  • Mantener el colector de escape limpio y revisar la salida de gases o posibles ruidos en el motor.
  • Mantener el colector de escape limpio de carbonilla y sin rugosidades